La historia de Breguet disponible al alcance de la tecnología

Los dispositivos móviles son verdaderamente una maravilla, y si nos pusiéramos a hacer un análisis de lo que vale más entre tecnología e innovación, o la tradición de las cosas, seguramente nos decantaríamos por una mezcla de éstas.

Imagínese admirar el andar de un torbellino en tercera dimensión, ingresar al fascinante mundo de un repetidor a minutos o incluso manipular una pieza que ejecute sus funciones en tiempo real, pues ahora es posible gracias a la tecnología y a que Casas como Breguet le han abierto las puertas de su creatividad para mostrarlas a otro nivel.

Historia de Breguet

AL Breguet PortaitLa Manufactura que recuperó Nicolas Hayek, Montres Breguet cuenta con una legitimidad de producto prácticamente incomparable, que vence al tiempo y se lanza al siglo XXI para entregarnos un mensaje claro y fácil de comprender a través de Quai de L´Horloge No 4.

Y es que el tiempo está presente en todas las actividades del ser humano. No se entiende un episodio sin nombrar el año y tampoco se puede explicar ningún fenómeno sin el latir de las horas, los minutos y los segundos.

Ya que hablamos de tiempo, regresemos en la historia para encontrarnos en la Francia de 1775, año en el que Abraham-Louis Breguet, nacido en 1747 en Neuchâtel, decidiera fundar su taller en Quai de l´Horloge, Ile de la Cité en París, punto seleccionado debido a que, en aquellos momentos, Francia vivía una potencia política trascendental, no solo en dicha región sino en todo el Continente.

No obstante, el poder del Reino de Francia culminó con la Revolución a finales del siglo XVIII, etapa que determinaría la salida de nuestro genial personaje para refugiarse en su natal Suiza, situación que le impediría cumplir con las solicitudes de la Reina María Antonieta y de Luis XVI, quienes formaban parte de la selecta clientela del horloger, que en realidad fungía como generador de relojería a solicitud de personalidades como: Napoleón Bonaparte, Charles-Maurice de Talleyrand, el sultán del Imperio Otomano, Carolina Murat, el Zar Alejandro I de Rusia, la reina Victoria, Sir Winston Churchill, Arthur Rubinstein, entre otros. Entonces Abraham debía resolver la mecánica de quien solicitaba un tipo de complicación específica, financiando el expertise de su relojero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así pues, Montres Breguet se erige como manufactura de creación, y dentro de la aplicación disponible en la App Store, podremos descubrir lo que hay detrás de innovaciones como el Classique Tourbillon Extra-Plat Automatique 5377, o el Reine de Naples Cammea, así como cada trabajo de carátula mediante la técnica del guilloché.

Haga click para descargarla: QUAI DE L´HORLOGE

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: