La elegancia de la gimnasia es Longines

LONGINESYana Kudryavtseva se ha erigido con el premio Longines Pirze for Elegance debido a su participación en la edición número 33 del Rhythmic Gymnastics World Championships 2014 en Izmir culminado este 26 de septiembre.

La culminación del evento no pudo tener mejor final, ya que Yana Kudryavtseva, quien fue nombrada en meses recientes como Embajadora de la Elegancia de Longines, ha coronado su participación llevándose el Campeonato del Mundo all-around por segundo año consecutivo.

En la gimnasia, la gracia es un elemento excepcional que no solamente requiere una ejecución perfecta, estado inmejorable del cuerpo y concentración total, sino todos estos elementos juntos, es por ello que como el Socio Oficial y Cronometrador de los Campeonatos de Gimnasia Rítmica de la Edición 33 realizada en Turquía, Longines se comprometió con las mediciones individuales durante la justa gracias a su brazo Longines Timing.

Al evento, el jurado destinado a evaluar y conceder el Premio Longines de la Elegancia estuvo compuesto por Bruno Grandi, Presidente de la FIG, Suat Celen, Presidente de la Federación Turca de Gimnasia, Ozlem Kiroglu, Brand Manager de Turquía y Walter von Känel, Presidente de Longines, a los que Yana impresionó gracias a su prodigiosa ejecución en el all-around. El galardón de la Elegancia de Longines consta de un hermoso trofeo que exhibe a un gimnasta en movimiento, mismo que fue creado por el artista suizo Jean-Pierre Gerber. Además, el ganador recibe un reloj Longines de la colección Conquest Classic en acero y oro rosa con carátula madreperla y 12 índices diamantes, al igual que un cheque por 5,000 dólares.

Longines cuenta con una legitimidad incuestionable en la gimnasia, pues fue en el año 1912 cuando puso en marcha el sistema de cronometraje electromecánico. Asimismo, durante más de dos décadas la marca ha fungido como patrocinador oficial y cronometrador de eventos internacionales de gimnasia artística y rítmica organizadas por la FIG.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: