La Edad de Bronce… en la Alta Relojería

La industria relojera lo tuvo a su disposición desde hace años, no obstante había mirado en otras direcciones sin darse cuenta que el bronce podría ser un potenciador cargado de virtudes, mismas que hoy son evidentes.

El bronce es la aleación metálica de cobre y estaño, fue desarrollada por el hombre y da su nombre a la Edad de Bronce, que fue un periodo prehistórico en el que se desarrolló la metalurgia del material, que se utilizó para construir armas, utensilios y orfebrería. El bronce fue, en su momento, sinónimo de moneda de cambio y significó un protagonismo relevante en el comercio.

Sus propiedades

Si bien el bronce es brillante y lustroso en un inicio, va oscureciendo con su contacto con el dióxido de carbono y la humedad. Es un material que asimilará la corrosión por los abrasivos naturales: clima, salinidad, tiempo, vida… Asimismo, este material fue desarrollado 300 años antes de Cristo, y ofrece grandes ventajas contra el magnetismo. Además de obtener una patina que le brindará ese halo de pieza única. Es por ello que la relojería lo ha empleado para la construcción de sus cajas, que lucen una apariencia envejecida que fascina. En Watches World citamos algunos de los ejemplos más notables.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Montblanc 1858

La magnífica combinación de este metal ha sido introducido por vez primera en la Casa, buscando que estas propiedades acompañen el diseño vintage que replica la arquitectura y trazos de los originales instrumentos de 1930. Montblanc combina entonces la relojería artesanal con un estilo antiguo logrado a partir de carátulas color champagne o negro, adicionadas con correas en color cognac con costuras en beige. Tres piezas destacan de esta visión general de diseño: 1858 Automatic, 1858 Automatic Dual Time y un Chronograph Tachymeter Limited Edition destinado a 100 afortunados. En los primeros dos casos contamos con una caja desarrollada en acero inoxidable cepillado que luce contraste con un bisel y corona de bronce. Asimismo la carátula –laca negra– luce el logo histórico de Montblanc en punto de las 12 horas. El conjunto se abraza al pulso mediante una correa de piel hecha en el taller de la firma de Florencia. En cuanto al cronógrafo se trata de una referencia histórica, animado por el calibre de Manufactura MB M16.29. La caja se extiende hasta los 44 mm y está construida totalmente en bronce, luciendo un cristal de zafiro como fondo a fin de exhibir la belleza del movimiento. El monopulsador se manipula desde la corona.

Bell & Ross BR 01 Skull Bronze

En el caso de Bell & Ross, una empresa que nace de la inspiración en el cockpit de un avión y en sus instrumentos de a bordo, la Segunda Guerra Mundial funge como manantial creativo para la construcción de relojería con espíritu atemporal. Construida en este material, se inspira en la leyenda que las tropas bélicas escribían en sus aviones: “Tête de mort” durante la Segunda Guerra en el desembarco de Normandía. “Death from Above”, o “Muerte desde el cielo” como símbolo místico y de combate. El BR 01 Skull Bronze replica este mensaje y cuenta con una caja de bronce estampada de tal forma que presentará una calavera cruzada por dos huesos en cruz dibujados en el bisel. Asimismo, la carátula está propuesta en cristal de zafiro, que da vida a las horas y minutos, única información propuesta para dicha pieza. En cuestión de características, la caja –de 46 mm– está hecha de una aleación de bronce CuSn8 que adquirirá un look incomparable gracias a la corrosión, mientras que la correa de piel envejecida destaca al conjunto y la intención de sus generadores para lograr ese toque vintage. Finalmente, la pieza es animada por un movimiento mecánico de remonte automático BR-CAL.302.

Oris Carl Brashear Limited Edition

Está inspirado en la historia del buzo afroamericano que en 1948 –a sus 17 años– se unió a la Marina, enfrentándose a la discriminación por su raza. En 1954, se graduó del programa de buceo, pero durante una misión de rescate de una ojiva nuclear en 1966 sufrió un accidente que lo hizo perder la pierna izquierda. Dos años después y tras una ardua rehabilitación, se convirtió en el primer buzo amputado de la Marina, así como el primero en alcanzar el rango de buzo experto, en 1970. Nueve años más tarde se retira y en 2006 muere a los 75 años. Su historia fue la fuente de inspiración de la película “Men of Honor”. La referencia, de Edición Limitada a 2000 piezas, posee una caja de 42 mm de diámetro. El bisel giratorio unidireccional es del mismo material y cuenta con una escala de minutos para el seguimiento de los tiempos de buceo. El fondo de acero luce un boceto del casco de Brashear junto con su frase personal. Un movimiento automático Oris Cal. 733 da vida a las horas, minutos y segundos, mientras que la apertura de la fecha se encuentra a las 6 horas.

TUDOR Heritage Black Bay Bronze

Un reloj que no solamente recupera el virtuosismo de la famosa referencia 7924 de 1958, pero que añade el movimiento manufactura presentado en 2015, MT5621 (01), la diferencia reside en la información entregada, ya que en esta referencia vs North Flag, no se exhibe la reserva de marcha (70 horas) y fechador. De líneas vintage, corona Big Crown, agujas snowflake y elementos históricos, la caja se extiende hasta los 43 mm, mientras que su construcción en bronce-aluminio permite que la pieza sea “víctima” de la erosión natural que “contagia” a este material. La carátula destaca en color marrón, mientras que el reloj se abraza a la muñeca gracias a una correa de cuero envejecida, además de contar con una más de textil de alta resistencia, ambas abrazadas mediante una hebilla de bronce.

 

HUBLOT Big Bang Bavaria

En el marco previo a la celebración tradicional en Bavaria conocida como Oktoberfest, Hublot se ha dado cita para presentar una pieza que celebra las tradiciones de esta comunidad y su pasión por los artículos de precisión llenos de historia. Especialista en combinar el pasado y el futuro a partir del respeto por las tradiciones y el amor por la innovación, Hublot presenta una pieza de cronógrafo que luce caja de bronce y se abraza al pulso mediante una correa de cuero de venado. En el interior vibra un calibre mécanico automático con funciones de cronógrafo y 72 horas de autonomía.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: