Jaeger-LeCoultre, su romance con Venecia…

JAEGER-LECOULTRELa Grande Maison auspicia y se conecta, con todos los sentidos al Festival de Cine de Venecia, ya hace una década de esta historia de amor y cultura, pero más allá de esto, la asociación la ha llevado a involucrarse de lleno con esta emblemática ciudad europea, tanto así que Venecia exhibe a la perfección el encuentro entre el artista y la labor artesanal que desarrolla. Ya sea mediante un fondo de Reverso o el trabajo de engastado o esmaltado, las míticas historias de la ciudad de “La Serenísima” inspiran a los creadores para transformar la relojería en un oficio artístico.

Como parte de categoría, la también ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, nos brinda una majestuosa arquitectura compuesta por edificaciones que datan de los siglos XVI, XVII, y sí, hablamos de la cofradía, que está compuesta por la Scuola Grande y l Scoletta, realizadas por Bartolomeo Bon y Sante Lombardo, trabajos continuados por Antonio Scarpagnino y Giangiacomo dei Grigi.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero sin duda, la arquitectura excepcional no sería la misma si faltaran las obras y pintura de Jacopo Comin, mejor conocido como Tintoretto, uno de los pintores emblemáticos de Venecia y de su escuela, probablemente el último de los grandes exponentes del Renacimiento Italiano. Es por ello que Jaeger-LeCoultre ha dedicado sus esfuerzos a replantear la ciudad mediante un intensivo y minucioso papel de restaurador, comenzando por los mármoles y la iluminación de la sala inferior y el gran salón superior, mismos que resultan los espacios más importantes de esta belleza y patrimonio cultural de la humanidad.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: