Hublot y Berger suman esfuerzos y donan 1 millón 300 mil pesos al Instituto Nacional de Pediatría

Hublot y Berger Joyeros han trabajado en conjunto prácticamente desde que la marca llegó a nuestro país. Attila Distribution Group goza de un gran prestigio, lo mismo de la joyería fundada por la familia Berger. Es así que dicha sociedad ha dado grandes dividendos a fin de crecer la cultura del lujo y la calidad Swiss Made en materia relojera.

Sin embargo, no toda actividad consiste en comercializar relojes, sino en regresar un poco de lo que el cariño y preferencia del cliente mexicano le ha concedido a Hublot y a su brazo fuerte de comercialización minorista, Berger Joyeros.

 

Rick De La Croix, CEO de Ares Distributors, junto con Ari y Sergio Berger entregaron al Dr. Alejandro Serrano, Director del Instituto Nacional de Pediatría, un cheque por $ 1,300,000.00 de pesos mexicanos. Este donativo es resultado de la subasta de relojes Hublot que la marca realizó junto con Berger Joyeros a finales del año pasado. Los fondos serán destinados a la salud de los niños de México.

“Queremos agradecer al Dr. Quiñones, Director del área de Neurología de la clínica Mayo y Fundador de Mission Brain su colaboración para la realización del proyecto. Gracias a él y al apoyo del Patronato, Hublot y Berger Joyeros se pudieron comprar dos aparatos de neurocirugía con un valor aproximado de $ 2,669,998 pesos”.  Dr. Alejandro Serrano.

Con los fondos se ayudará a la compra de aparatos para neurocirugía de mínima invasion, una técnica que busca ofrecer el máximo beneficio con el menor riesgo para los pacientes con las siguientes enfermedades: tumores cerebrales, aneurismas, hidrocefalias, cisticercosis, neuralgias y
hernias en columna.

El Instituto Nacional de Pediatria atiende a niños y jóvenes de 1 a 18 años de toda la República
Mexicana que no cuentan con el apoyo del seguro popular, IMSS o ISSSTE. En el INP se
realizan anualmente un aproximado de 500 neurocirugías de alta complejidad.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: