Homenaje a un amigo de Blancpain: Captain Robert Maloubier

La mañana de hoy, la Manufactura más añeja en la historia de la holorogía suiza Blancpaincomparte su gran admiración y sentido pésame a la familia de Captain Robert Maloubier, “Bob”, quien deja el mundo terrenal para continuar sus hazañas en el cielo.

Los nombres de los relojes están hechos de hombres

Captain Robert Maloubier destacó como agente secreto de la British Special Operations durante la Segunda Guerra Mundial, e igualmente se desempeñó como comandante de los cuerpos especiales de buceo para el bloque aliado posterior al conflicto bélico, pero su historia con Blancpain lleva por nombre Fifty Fathoms, el primer reloj de buceo moderno, y la historia del buceo están íntimamente vinculados desde 1953.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace apenas un mes que disfrutábamos de las hazañas de Blancpain y de su Fifty Fathoms en Baselworld, y Marc Hayek tuvo a bien nombrar al Capitán “Bob” dentro de varios relatos verídicos que comprueban la fiabilidad del reloj de buceo.

Aquí la opinión de Robert: “Finalmente existía una compañía de relojería de nombre Blancpain, la cual aceptó en desarrollar un proyecto horológico para dotar al buceador de una lectura incomparable a prueba de agua. La misma debía contar con una carátula color negro, grandes índices e indicadores propuestos como triángulos, círculos y cuadrados, ello con el fin de poder identificar la graduación de manera instantánea. Igualmente habría de desarrollarse un bisel giratorio totalmente confiable para ajustar a los tiempos de inmersión. Su nombre es el Fifty Fathoms, y nació en 1953”. 

Marc A. Hayek, Presidente y CEO de Blancpain, se une a la pena que embarga a la familia de Mr. Maloubier, quien falleciera esta mañana a la edad de 92; un personaje que brindó brillo al reloj, y uno de los principales creadores de la pieza que los buceadores consideran como herramienta principal.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: