Herencia veneciana, Jaeger-LeCoultre

Si existiera una segunda casa para la Grande Maison esa sería Venecia, y es que el arte de la relojería se liga directamente con la ciudad que le ha ganado el corazón a la UNESCO gracias a su centro histórico, pero que también recibe año con año a uno de los festivales de cine más importantes del planeta, del cual Jaeger-LeCoultre es algo más que socio, quisiera decir que es su guardián.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así pues, JLC se comprometió con la Scuola Grande di San Rocco a fin de preservar el edificio y las pinturas de Tintoretto, un artista pionero en la decoración de murales y techos arquitectónicos. Con sus profusas donaciones a la Scuola Grande di San Rocco, Jaeger-LeCoultre contribuye a un proyecto de reparación de tres años a fin de garantizar la vida de este monumento cultural de Venecia, arropado por las bellas creaciones de Tintoretto.

Jaeger LeCoultre

Jaeger-LeCoultre ha deseado reforzar sus vínculos con la ciudad de los Dogos a través de nuevas donaciones destinadas a valorizar un lugar único dedicado al arte. Asimismo, Venecia y Jaeger empatan los valores de compromiso, cultura, saber hacer e historia, estando siempre ligados a la propagación del arte en beneficio de la humanidad misma. Así pues, este 9 de mayo la Scuola y Jaeger-LeCoultre unen fuerzas para exhibir al público las grandes obras atesoradas en este palacio de la humanidad, realizando tours guiados de 10:00 – 16:30 h, en donde los visitantes podrán descubrir las obras gracias  a un sistema de iluminación de última generación a base de LED´s en la Sala Dell´Allbergo, mientras que en la Sala Capitolare se podrán admirar los hermosos mármoles de la edificación, así como las estatuas de Girolamo Campagna.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: