El motor horológico de Breitling

Jean-Paul Girardin VP Breitling

Jean-Paul Girardin VP Breitling

Es cierto que el gusto entra por la mirada, y que sin una estética atractiva cualquier producto puede sucumbir sin importar la fiabilidad y calidad del mismo, no obstante Breitling piensa en ambos factores, privilegiando por igual el diseño más exclusivo y dotándolo del mecanismo más confiable, esta es la misión de un visionario: Jean Paul-Girardin, quien desde el año 2009 encabezó el desarrollo de un motor de cronógrafo confiable con sello de manufactura: Calibre Breitling 01.

Adelantado a su tiempo, la visión de “J.P.G” no quedó ahí, y dedicó su energía a garantizar que toda la línea de Breitling, a partir de 1999, presumiera el sello de certificación de cronometría otorgado por el COSC, mismo que somete cada mecanismo a temperaturas extremas y  cinco posiciones diferentes a lo largo de 15 días de medición, el resultado es tajante: adquieres el sello o no, no hay tolerancia a la “impuntualidad relojera” para el Control Oficial Suizo de Cronómetros, y tampoco para Breitling…

También te puede interesar   ¡Diamante Negro hace historia! Longines Handicap de las Américas

BREITLING

Finalmente, el objetivo más ambicioso por parte del Vicepresidente de la manufactura era conceder independencia a Breitling, por lo que incursionó en la generación de movimientos propios para la marca, desarrollando sus instalaciones y creciéndolas al triple de la superficie inicial, con la intención de fabricar sus propios calibres, por lo que al B01, que anima al Chronomat, le siguieron: B02, B03, B04, B05 y B06, todos mecánicos automáticos de cronógrafo a 28,800 a/h con reserva de marcha de 70 horas y funcionalidades como: segundo huso horario, hora universal y cronógrafo de 1/8 de segundo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: