El exitoso Editor Tom Cross, amigo de Jaeger-LeCoultre

La Casa de origen Suizo comparte valores y tiene la misma misión que el séptimo arte: volver cada segundo en un momento eterno. Es por eso que Jaeger-LeCoultre ha apoyado a quienes contribuyen en crear y dar vida al arte del cine. Por casi una década ha sido el socio oficial del Festival Internacional de Cine de Venecia. Como parte de las acciones del “Film Society of Lincoln Center” en Nueva York, desde Abril de 2013, la marca lanzó el programa Filmmaker in Residence, que apoya a los cineastas en la realización de futuros proyectos. Y no sólo nos demuestra su interés en respaldar a futuros talentos de la industria, también se preocupa por las tradiciones y el legado de este arte, de la mano con el Festival Internacional de Cine de Shanghai, la Casa trabaja para proteger el legado cinematográfico Chino financiando la restauración de películas antiguas.

Como cada principio de año la temporada de premiaciones a este magnífico arte se lleva a cabo y una de las películas más aplaudidas ha sido Whiplash, un film de bajo presupuesto que fue grabado en 19 días, acerca de un joven baterista de jazz (Miles Teller) y su sádico maestro / líder del grupo (J.K. Simmons) quien lleva la disciplina a los límites del talento del joven.

El Editor de Whiplash y amigo de la marca, Tom Cross, fue reconocido por su excelente trabajo en los premios BAFTA en Londres a principios de Febrero. Y ahora que ha sido el turno de este lado del continente, en California, le ha llegado el momento de llevarse el premio a la Mejor Edición, tanto en los Spirit Awards, como en los Premios de la Academia, en donde el talentoso Editor decidió llevar un icónico reloj Jaeger-LeCoultre Reverso 1931.

Felicidades a Tom Cross, por dejarnos admirar su excelente y apasionado trabajo y a Jaeger-LeCoultre por haber sido elegido como el compañero para recibir estos premios.

Acerca de 

La alta relojería solo se entiende a partir de la pasión, entrega, creatividad y el esfuerzo del artesano y su industria, por ello la considero una obra de arte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: