Dúo racing: Porsche acelera con Chopard

CHOPARDConocemos de la predilección de Karl-Friedrich Scheufele por el automovilismo histórico, pero también por el actual, por ese tipo de tecnologías que nos llevan, a los seres humanos a otro nivel de emoción, y que despiertan en nosotros un espíritu de valores coincidentes entre la mecánica relojera y el deporte motor.

La relación de Chopard con el mundo del motor es tradición que no se cuestiona, su conexión con la Mille Miglia y su colección Classic Racing son prueba de ello, y de la pasión de su Co-Presidente y Propietario, Karl-Friedrich Scheufele, quien conecta la relojería de la manufactura ginebrina fundada en 1860 con el mundo de la adrenalina, el diseño y la potencia de la relojería masculina.

Hace algunos meses contábamos la historia de Chopard como Cronometrador de Porsche para las 24 Horas de Le Mans, pero en esta ocasión habremos de destacar que la firma ginebrina nuevamente se asocia a la armadora de Stuttgart como Official Timing Partner de Austin FIA World Endurance Championship, una de las carreras más admiradas por los pilotos en la actualidad, y que a pesar de ser una fecha relativamente nueva, su circuito exige a los pilotos tanto como al automóvil, resultando en una prueba muy difícil, pero especial para conquistar.

Asimismo debemos mencionar que la colección relojera Classic Racing dedica uno de sus cronógrafos a la asociación entre la relojería de Chopard y Porsche, cuyos valores se encuentran más que hermanados. Haciendo una comparación entre el reloj y el bólido de última tecnología, miraremos que el caucho de los neumáticos se duplica en la correa, mientras que las franjas joras del auto aparecen en la carátula a partir de las manecillas del reloj. Sus números arábigos también presentan una personalidad extraordinaria, siendo el 12 la hora señalada como el inicio del cronógrafo, el cual se ejecutará a partir de sus hermosos pulsadores a las 2 y 4 horas.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: