De regreso a casa, Audemars Piguet

La máxima colección privada de relojes vintage ha retornado al Museo de Audemars Piguet en Le Brassus, luego de que Marcus Margulies depositara hasta 27 años de labor para conseguir una selección de piezas que abarca un siglo completo y decidiera ofertarla a la Manufactura.

Destacan ejemplares sumamente raros, se trata de ediciones limitadas desarrolladas en un periodo de 100 años 1890 – 1990, y que abarcan desde grandes complicaciones de relojes de bolsillo, hasta ejemplares para vestir en el pulso, pero que lucen carátulas tan exóticas como individuales.

Universelle_soldat_recto_Original

La referencia 6142 conocida como Universelle corona el cúmulo de piezas, gracias a que fue Louis Elisée Piguet quien desarrollara los ebauches para ser completados por Audemars Piguet y entregados a Union Glashütte en Dresde, Alemania, quien a su vez colocó en su caja, firmó y vendió la pieza. La referencia está conformada por 1168 componentes para el movimiento, los cuales exhiben las siguientes funciones: calendario perpetuo con carillon, Grande & Petite Sonnerie, cronógrafo rattrapante y mecanismo de reset, alarma y segundero muerto.

Esta y otras piezas excepcionales de Audemars Piguet serán exhibidas en el Museo de la marca, pero además se ha anunciado una gira con diferentes exhibiciones a lo largo y ancho del Globo.

“Esta adquicisión es la más importante en la historia con respecto al legado de Audemars Piguet. Gracias a la increíble calidad de las piezas, esta concentración de referencias representa los mejores momentos de la Casa”: Jasmine Audemars, Chairwoman of the Board of Directors.

“Estamos encantados de recibir estas piezas históricas nuevamente a nuestra Casa. Representan un verdadero hito para nuestro patrimonio. Marcus Margulies está contento, pues siempre creyó que el lugar indicado para esta colección sería en Le Brassus”: François-Henry Bennahmias, CEO.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: