Cartier rinde homenaje al espíritu de su icónico Santos a través de este video

Cartier y Santos, Santos y Cartier…

La firma ha apuntado no a la inspiración del reloj y su historia, que está ligada al primer vuelo categorizado como tal a bordo de un instrumento motorizado por Alberto Santos-Dumont inaugurando el siglo pasado. La Maison señala el espíritu pionero que permite al hombre ir más lejos.

Los horizontes son infinitos y las ganas de llevarnos más allá deben de obedecer a la insurrección que se requiere para no conformarse y buscar más. Esto mismo llevó a Alberto Santos-Dumont a surcar los aires y a desarrollar increíbles máquinas que le ayudarían a éste y a otros propósitos. Tanto como –en su materia– lo hiciera Louis François Cartier a partir de 1847 y lo continuaran sus nietos: Louis, Pierre y Jacques, creando y exponenciando la valoración de su marca a partir del desarrollo de joyería y relojería revolucionaria, además de exclusiva.

También te puede interesar   Bulgari presentó SerpentiForm en Singapur

El video, Cartier de Santos

El director propone una campaña de 60 segundos de duración filmada y dirigida por Seb Edwards y protagonizada por Jake Gyllenhaal, el nuevo rostro y encarnación de Santos de Cartier.

Si bien el video retrata la inspiración de Louis Cartier en su amigo Alberto Santos-Dumont y en su aeroplano, la esencia del mismo es narrar la visión de hombres pioneros que desean convertir los sueños en realidad; en esa ambición incontenible que se narra durante 60 segundos en donde se culmina con un regreso al pasado y a ese momento histórico de la humanidad.

Para poder lograr este efecto, el que usted acaba de experimentar con el video, fue necesario trasladarse a Nueva York. En donde el director británico buscó crear un entorno que reflejara de manera acertada el espíritu detrás de la pieza.

Quería crear un mundo de fantasía al estilo Fellini, para contar una historia emocionante a través de los ojos de Cartier, de la manera más inmediata posible. Trate de capturar el espíritu de Alberto Santos Dumont y su obsesión por el vuelo, la velocidad y el peligro. Me gusta imaginar cómo se verían sus sueños, y pensar en algunas imágenes en una especie de fantasía abstracta. Seb Edwards.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: