s

Breguet se renueva en Japón, Ginza boutique

BreguetLos mercados que aprecian las piezas de alta complicación mecánica y estética deben ser aquellos cuyo interés por el detalle sea directamente proporcional a su capacidad de entendimiento de la disciplina, es decir, cuando se reconoce el minucioso trabajo del artesano para completar una carátula con diferentes patrones guilloché, o cuando se admira la mecánica funcional de un torbellino firmado por Breguet, se llega a la etapa madura del conocimiento relojero, y no se compra una pieza tan solo por un gusto momentáneo, así funciona el mercado japonés.

Sucede con las obras de arte y, como tal, la horología se convierte en una disciplina que puede ser tan sencilla como un montón de circuitos realizados en serie, como tan compleja para incluir más de 80 piezas en un tourbillon, animarlo a razón de una vuelta por segundo y que todo el conjunto pese menos de un gramo, es decir: alta relojería, arte…

Así se piensa en Montres Breguet, que lejos de buscar la incomparable precisión de un reloj atómico, busca reinterpretar el espíritu de su Maestro Abraham-Louis Breguet en cada una de sus piezas, consiguiendo innovar hasta conseguir lo imposible, y lo imposible se aprecia en Japón.

Qué difícil ha sido levantarse de dos ataques nucleares, qué complicado sembrar cuando no se tiene extensión territorial, y qué reto aquel se suscitó tras el tsunami del 2011, pero a pesar de ello el pueblo y su sociedad se levanta para apreciar el detalle de la alta relojería, en este caso de la incomparable casa Breguet.

Este día (noche en Japón), la marca de orígenes parisinos, pero de espíritu, construcción y ascendencia suizos, ha develado la renovación de su punto de venta monomarca en Ginza, uno de los distritos más prestigiosos de Tokio. Asimismo, para celebrar dicha re-opening, Breguet consideró proponer tres piezas exclusivas que describan el savoir-faire, así como el acento encantador de la flor japonesa más tradicional, la Wisteria.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desarrollados bajo las referencias: Réf: 3357BB/2A/986, Réf. 3358BB/2V/886DD0D y Ref. 8958BB/55/874D00D28, se trata de un trío de exclusivas piezas que obedecen a la descripción de un Grande Complication 3357 fabricado en caja de oro blanco de 18 quilates, que alberga al calibre de carga manual 5581 con torbellino de 60 segundos, motor que latirá a 2.5 Hz y que entregará hasta 50 horas de reserva de marcha. Asimismo, la segunda pieza se posiciona con un gran acento femenino, debido al engaste que recibe su caja –de oro blanco de 18 quilates–, pues 74 minerales preciosos resplandecen a cualquier momento del día y, finalmente, el tercer reloj es un Reine de Naples 8958, animado por el calibre de carga automática 5371, que entrega 40 horas de reserva de marcha, late a 3 Hz y ubica a las horas y minutos en una carátula de sumo detalle hecha en madreperla y terminada a fin de exhibir la Wisteria, anteriormente mencionada.

Con ello Breguet celebra la reconstrucción de un espacio único, exclusivo y que nos recuerda la historia, potencia y filosofía de Breguet, al tiempo que exhibe en sus 164 m2, a la selecta clientela que solicitó un reloj al maestro relojero más destacado de todos los tiempos: Abraham-Louis Breguet, para muestra basta un botón…

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: