Breguet, nuevas joyas horológicas a su museo

Una de las casas relojeras con mayor reconocimiento por parte de la industria y los coleccionistas, se dio a la tarea de recuperar algunas de las piezas más importantes que han sido creadas en su manufactura, piezas –literalmente– de museo, cuyo valor es inestimable…

Tres de los guardatiempos más cotizados –en la actualidad– fueron adquiridos por la Manufactura dirigida por Marc A. Hayek, para exhibir y enriquecer el museo de la casa. La suma, que rondó los 1.5 millones de francos suizos, sirvió para hacerse de un lote de extremada rareza relojera, mismo que incluyó el prestigioso Breguet No. 4691, Gran Complicación de bolsillo. Las subastas realizadas en Ginebra, los días 11 y 12 de noviembre, por Christie´s y Sotheby´s, tuvieron a bien la puja del también hijo de Nicolas Hayek, fundador del ahora grupo relojero más amplio de la industria.

Detalle de las tres piezas

No.4420

No.4420

 

El reloj marcado con el número 5015, fue vendido en el año de 1833 al Marqués d´Abercom, para ser adquirido durante los días mencionados a un precio de 38,000 francos suizos. Esta pieza es uno de los primeros relojes de bolsillo con sistema de manipulación sin llave. Esta innovación data de 1830, y sentaría las bases del mecanismo de carga moderno, que iba de izquierda a derecha hasta alcanzar el tope de autonomía.

No.5015

No.5015

La segunda pieza se encuentra reverenciada con el número 4420, cuya historia cuenta que el reloj fue adquirido un 3 de octubre de 1825 por el Rey Geoge IV de Gran Bretaña, quien como su padre fue un devoto aficionado a la relojería, específicamente a la desarrollada por Abraham-Louis Breguet. Dicho guardatiempos fue adquirido por 240,000 francos suizos.

No. 4691

No. 4691

Finalmente, la compra de mayor valor por parte de la Manufactura, tiene como protagonista a uno de los relojes más complicados manufacturados por Breguet (de esta rica época relojera), se trata del repetidor de medios cuartos extraplano vendido el 13 de octubre de 1831 a Lord Henry Seymour Conway. Su perfil, de 7.7 mm, exhibe el nivel avanzado de expertise para la época, además de incorporar las complicaciones de: ecuación del tiempo, calendario completo y fase de Luna junto a la reserva de marcha. El valor de éste último superó la cifra del millón de francos, por lo que la marca se enorgullece en comunicar una de las compras horológicas más importantes de los últimos tiempos, que exhibe el compromiso de Marc A. Hayek por preservar el valor y el legado de la casa de apellido Breguet.

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: