Bell & Ross, homenaje al escuadrón caza 3.3 Ardennes

La aviación constituye inequívocamente el eje central de la relojería de Bell & Ross que, inspirado en las cabinas de pilotaje, los indicadores y sus informaciones, ha ideado los instrumentos relojeros que más se apegan a estos, resultando –prácticamente– una calca cuya misión es rendir un homenaje a una disciplina que lo tiene todo y cuyos valores se encuentran en las bases de la casa relojera de origen francés.

Es por ello que Bell & Ross, no solamente no se desvía de su herencia, sino que paga tributo a los 70 años de existencia de uno de los escuadrones franceses más respetados de la aviación, el 3.3. Ardennes, dedicado a las labores “caza” de combate. La unidad de élite, tuvo sus inicios durante los tiempos de la Segunda Guerra Mundial y, a partir de ese momento, ha contribuido en diferentes misiones en Yugoslavia, La República del Congo, el Estado de Libia, Afganistán y recientemente en la Operación Serval en Mali. Constituido por 20 aviones Mirage 2000 DS, la totalidad de pilotos cuentan con un lema que lo resume todo: “Ne recule ni ne dévie”, que significa “Nunca nos retiramos y nunca nos desviamos”.

Para la ocasión, el 20 de septiembre (2013), tanto el escuadrón 3.3, como algunos Rafale “Tiger Meet” y aeroplanos tipo Epsilon de la unidad Cartouche Doré, llevaron a cabo una impresionante presentación de la pericia de sus pilotos y el inigualable manejo de sus aviones, tiñendo las nubes con los colores del escuadrón, al tiempo que para la noche, la celebración se prolongó en el inmenso hangar, donde Bell & Ross cumplió un papel protagónico.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: