Bell & Ross, BR 01 Skull Bronze, el poder de la muerte

¿Por qué nos intriga tanto el fenómeno de la muerte? Quizá porque, contrario a la vida, es algo que no conocemos, no podemos entender y no sabemos si finaliza en realidad la vida corpórea y espiritual.

En las diferentes culturas y religiones se cita a la muerte como el inicio de algo más, la vida eterna o la reencarnación, lo que es cierto es que la predilección por la raza humana para la portación de calaveras en su piel, gracias a los tatuajes, indumentaria u objetos varios.

La relojería no es ajena a esta demanda de instrumentos que se inspiren en las calaveras, siendo ésta una de las tendencias crecientes en la industria, pero el acercamiento de cada Casa atraída para la construcción de este tipo de piezas es muy particular.

En el caso de Bell & Ross, una empresa que nace de la inspiración en el cockpit de un avión y en sus instrumentos de a bordo, la Segunda Guerra Mundial funge como manantial creativo para la construcción de relojería con espíritu atemporal.

Bell Ross

BR 01 Skull Bronze

Construida en un material que asimilará la corrosión por los abrasivos naturales: clima, salinidad, se inspira en aquel BR 01 “Tête de mort” de 2009, pero más allá de esto, en el conflicto bélico anteriormente citado. En 1944, un año antes de culminar la Segunda Guerra, el desembarco en Normandía fue la operación militar efectuada por los Aliados que culminó con la invasión de los territorios de Europa occidental ocupados por la Alemania nazi. Con ello, las tropas de las divisiones 101 y 82 de estadounidenses aerotransportados desde el Reino Unido llegaban para apoyar con la leyenda “Death from Above”, y como símbolo místico y de combate, la indumentaria de las tropas contaba con numerosas calaveras como elemento decorativo, inspirando temor al adversario.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dicha historia se ve replicada en el BR 01 Skull Bronze, que cuenta con una caja de bronce estampada de tal forma que presentará una calavera cruzada por dos huesos en cruz dibujados en el bisel. Asimismo, la carátula está propuesta en cristal de zafiro, que da vida a las horas y minutos, única información propuesta para dicha pieza.

Limitado a 500 ejemplares a nivel mundial, el BR 01 Skull Bronze se posiciona como objeto de culto para el coleccionista relojero que desea un look vintage y una gran historia para recordar los conflictos históricos que determinaron el orden de las naciones a mitad del siglo pasado.

En cuestión de características, la caja –de 46 mm– está hecha de una aleación de bronce CuSn8 que adquirirá un look incomparable gracias a la corrosión, mientras que la correa de piel envejecida destaca al conjunto y la intención de sus generadores para lograr ese feel vintage. Finalmente, la pieza es animada por un movimiento mecánico de remonte automático BR-CAL.302. 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: