Audemars Piguet espera con ansia la temporada de subastas

La historia de una Casa relojera como Audemars Piguet es tan valiosa como los objetos que ha desarrollado a partir de su creación, referencias que se han convertido en un indicador de creatividad, expertise y verdaderos avances en la tecnología enfocada a la precisión.

Jules-Louis-Audemars-Edward-Auguste-Piguet

El año pasado, la marca fundada en Le Brassus en 1875, recuperó cuatro relojes históricos con la finalidad de considerar y exhibir en su museo, por lo que este 2016 la Manufactura está ávida de acudir y pujar por piezas de valor.

En 2015

Se recuperó un reloj repetidor de minutos de pulsera creado en 1951, que responde a la referencia 5528/1063, y fabricado en caja de oro amarillo de 38 quilates. Su particularidad reside a que se trata de una pieza única. Su valor estimado fue de 150,000, pero tras una impresionante puja se fue por 605,000 francos suizos.

Durante la subasta Phillips de Ginebra el pasado 8 de noviembre, Audemars Piguet adquirió una pieza única hecha de oro rosa y acero inoxidable. El reloj fue puesto en subasta a 100 mil francos, pero terminó recuperándose por 305,000.

Audemars-Piguet-Subastas-2015

El 10 de diciembre se completó la subasta neoyorquina de Sotheby´s, en la cual Audemars Piguet se hizo de un reloj de bolsillo calendario perpetuo que había sido propiedad del presidente Dwight D. Eisenhower, en consecuencia a un regalo recibido. El reloj presenta un fondo grabado con el monograma Presidencial y el periodo de gobierno de 1954. Se vendió en 45,000 dólares.

Finalmente, la referencia 5516 fue adquirida el pasado 16 de diciembre mediante una subasta hecha por Christie´s. De un reloj de Edición Limitada desarrollado en 1957 (solo 9 ejemplares). Se trata del primer ejemplar de la marca cuyo calendario perpetuo exhibía el año bisiesto en la carátula, y fue comprado por 545,000 dólares, rompiendo el récord de un reloj de pulsera con calendario perpetuo para la marca.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: