Arranca Porsche y Chopard lo cronometra… Le Mans 24

PORSCHE No solamente la precisión se liga al deporte motor a través de la mecánica, sino también mediante sus valores, prestaciones, diseño, tecnologías e innovaciones, pero sobre todo gracias y a partir de la historia.

Chopard comparte la pasión y el compromiso con la historia de Porsche, al igual que el extraordinario diseño, la calidad y la innovación entre rotores y motores, mientras que la leyenda de la armadora alemana se ha consolidado gracias al “buen volante” de pilotos como Jacky Icks, seis veces ganador de la competencia, cifra que lo lleva a adoptar el mote de “Mr. Le Mans”. El día de mañana será revelado el nuevo bólido de Porsche, durante el marco inmejorable del Geneva International Motor Show.

La relación de Chopard con el mundo del motor es tradición que no se cuestiona, su conexión con la Mille Miglia y su colección Classic Racing son prueba de ello, y de la pasión de su Co-Presidente y Propietario, Karl-Friedrisch Scheufele, quien conecta la relojería de la manufactura ginebrina fundada en 1860 con el mundo de la adrenalina, el diseño y la potencia de la relojería masculina.

 

PORSCHEEste 14 y 15 de junio, Chopard hará historia con Porsche y su retorno a la máxima competencia de resistencia, bueno, la más reconocida a nivel mundial. Y al hablar de relojería debemos mencionar que la edición Superfast Chronograph Porsche emana el espíritu deportivo del, ahora legendario, 919.

Haciendo una comparación entre el reloj y el bólido de última tecnología, miraremos que el caucho de los neumáticos se duplica en la correa, mientras que las franjas joras del auto aparecen en la carátula a partir de las manecillas del reloj. Sus números arábigos también presentan una personalidad extraordinaria, siendo el 12 la hora señalada como el inicio del cronógrafo, el cual se ejecutará a partir de sus hermosos pulsadores a las 2 y 4 horas.

Enamórate y acelera al mismo tiempo con esta extraordinaria relación y a través de la siguiente galería:

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: