AP y su Dream Team desde Nueva Jersey

No sé ustedes, amigos lectores y entusiastas de la relojería y el deporte, pero para mí, cada que escucho la palabra “golf”, a la cabeza me vienen sinónimos de elegancia, exclusividad, competencia y emociones, mismas que se traducen o, mejor dicho, equiparan con las que vienen a mi pensar cuando leo las AUDEMARS PIGUET palabras alta relojería, y si a ello le agregamos las siglas AP, pues qué mejor.

Resulta que algunas marcas se han asociado a este deporte desde hace ya algunos años, pero ¿quién goza de la mayor legitimidad cuando se habla de él? Dejemos que usted acuda a los campos de golf más prestigiosos del planeta para mirar las “bolsas” que resguardan los palos de golfistas profesionales, amateurs, dueños de empresa o celebridades para notar que muchas de éstas portan el logotipo de Audemars Piguet y los colores verde y dorado característicos de la marca con sede en Le Brassus.

AUDEMARS PIGUET

Nuevamente, y por segundo año consecutivo, el campo de golf Liberty vivió uno de sus mejores días en el año, teniendo como marco la majestuosa Estatua de la Libertad y Manhattan, y en esta ocasión, los asistentes y laureados golfistas fueron los siguientes:  Keegan Bradley, Bud Cauley, Darren Clarke, Victor Dubuisson, Sir Nick Faldo, Louis Oosthuizen, Ian Poulter y Henrik Stenson, además del golfista profesional Jonas Blixt. Asimismo, Xavier Nolot, Consejero Delegado de Audemars Piguet Norteamérica, presentó a estos nueve distinguidos profesionales y destacó la excelente actuación del número dos en la clasificación mundial, Henrik Stenson, así como la de Keegan Bradley, que acabó en cuarto lugar.

Mientras que Sir Nick Faldo, el primero de los Embajadores de AP, mostró sus aptitudes junto al resto de los embajadores en el drive range. Felicidades nuevamente a Audemars Piguet, por ponerle color a la comunicación de relojería y exclusividad, y así como lo menciona la marca: “To break the rules you must first master them”. 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: