“Llevamos 150 años haciendo smartwatches”: Aldo Magada, ZENITH

Como cada ocasión, Aldo Magada nos recibe con el entusiasmo y energía de un experto en la visibilidad de la marca, pues si bien la colección fue reordenada previo a su incorporación, Zenith goza de una legitimidad en manufactura que le permite enfocarse a otra de sus metas: la comunicación.

Magada comenta a Watches World su deseo de posicionarse en el top 10 de la mente del cliente relojero, y partiendo de ahí, el producto realmente vale cada centavo del precio de etiqueta.

Watches World: Si bien estamos viviendo una renovación de producto, ¿las raíces de la marca continúan firmes?

A.M: Sí, por supuesto. Estamos apegados a nuestro saber hacer relojero, y esa es una de las fortalezas de Zenith: entregar un producto fresco, más deportivo e inclinado a lo que los jóvenes y nuevos mercados desean ver de la marca, pero de manufactura, y con la excelencia técnica que nos distingue.

Aldo-Magada---Credits-Johann-Sauty

WW: ¿Cuál es su opinión de los relojes inteligentes?.

A.M.: Es importantísimo, pues Zenith ha hecho relojes inteligentes desde la apertura de sus puertas. La memoria mecánica, la optimización de la energía, la frecuencia, etc, son procesos sumamente complejos que no necesitan mayor intervención humana. No obstante, la relojería conectada es diferente, y en este sentido Zenith no desarrollará un smartwatch como tal. Pienso que el instrumento debe aportar al consumidor, y un Zenith lo hace, lo hacía y seguirá haciendo, dando un gran valor y saber hacer de manufactura.

WW: Con respecto a la volatilidad de las monedas, ¿ha modificado su plan de crecimiento?

A.M.: Sí, debemos ser realistas y algunos mercados sufrieron cierta desaceleración, pero la decisión en el Grupo fue continuar impulsando la visibilidad y difusión de la marca. Pongo el ejemplo de un automóvil, si no tiene combustible no llegará a su destino, y con Zenith sucede lo mismo. Tenemos una maquinaria precisa en términos de producto y valor, pero necesitamos un boost en algunos mercados específicos.

ZENITH

WW: ¿Cuáles serían sus objetivos en términos de desarrollo?

A.M.: Definitivamente Estados Unidos, y algunos sitios en Europa, además de países en Latinoamérica en donde prácticamente tenemos que empezar de cero. Pero es un reto y lo tomaremos con responsabilidad trabajando con nuestros socios locales. Creemos que Attila es el aliado correcto y continuaremos fortaleciendo el reconocimiento de la marca en México, que por cierto es la número uno de la zona.

WW: ¿Qué tipo de punto de venta funciona mejor para Zenith: joyerías o departamentales?

A.M.: Joyerías, pues nuestro producto es relojería de manufactura que necesita ser entendida y explicada al cliente de manera diferente. Por supuesto que las departamentales son un arma poderosa debido al gran tráfico que tienen, y quizá haya productos que funcionen mejor ahí. Sin embargo, debemos trabajar con la fuerza de ventas para que entregue el mensaje correcto al cliente de alta relojería, y en México este fenómeno sucede mayormente en las joyerías de prestigio.

WW: ¿Cuál es el papel de Zenith dentro de LVMH, específicamente en términos de manufactura de movimientos?

A.M.: He platicado con Jean-Claude Biver en diversas ocasiones, quien es mi jefe directo y un buen amigo, la respuesta correcta viene directamente de LVMH, Grupo que es muy respetuoso en términos de independencia de las marcas. El papel de Zenith es muy sencillo debido a su legitimidad como manufactura de movimientos, no obstante la prioridad para Zenith siempre será Zenith. En la actualidad únicamente el 11% de la producción está destinada a animar diferentes referencias del portafolio relojero del Grupo. Nos ubicamos en el renglón que nos corresponde en comparación con TAG Heuer, Hublot, Bvlgari, etc, y es aquí donde continuaremos, pues cada marca tiene una personalidad y una visión diferente de acuerdo con su historia.

Continuará…

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: