Llegó la hora de Artz Pedregal, Peyrelongue Chronos

La visión de un hombre que hereda de su padre el gusto por la relojería y joyería, además de la sapiencia para la comercialización de estos bienes, llega al sur de la Ciudad de México.

Artz Pedregal recibe, entre otros de sus múltiples espacios de exclusivas boutiques, más de 350 metros cuadrados de la mejor selección de Alta Relojería en el planeta pues, más allá del sitio y sus especificaciones, da la bienvenida al trato inconfundible que la familia Peyrelongue ha dado a su clientela desde el inicio de su historia en 1969, cuando Hervé Peyrelongue fundara su primera tienda en la lujosa calle de Amberes de la Zona Rosa.

 

Hoy, Luis Peyrelongue ya no es el jovencito que era en aquel 1988 cuando decidió incorporarse al negocio familiar. Don Luis se ha convertido en un hombre que ha vivido tres décadas de industria, treinta años en los que la relojería ha evolucionado de manera dramática y se ha afianzado luego de ponerse en riesgo con la famosa crisis del cuarzo.

Watches World sostuvo una plática y entrevista con Luis Peyrelongue, amante de la relojería y colaborador de estas páginas, misma que estoy seguro será de su total interés…

Watches World: ¿Cuándo empieza a gestarse la idea e intención de aperturar un sitio al sur de la ciudad?

Luis Peyrelongue: La idea nace hace poco más de año y medio, cuando se nos invita a participar con un espacio en esta plaza de lujo. Nos contacta el Grupo Sordo Madaleno, y todo cobra forma a partir de septiembre del año pasado.

WW: ¿Cuál es el potencial de Peyrelongue Chronos Artz Pedregal?

L.P: Es muy atractivo, pues creemos que todavía hay mucha clientela que necesita ser atendida debido al crecimiento de la ciudad, no sólo de la zona. En este punto hay varias colonias que dan vivienda a familias con alto poder adquisitivo y con un gusto por el lujo muy interesante. Además, creo yo que hay un potencial importante debido a las personas que viajan del interior de la República para recibir atención médica, ya que estamos en zona de hospitales y hoteles.

WW: ¿Cómo ha sido la evolución del negocio de la relojería para Peyrelongue?

L.P: Si bien la primera joyería abrió sus puertas en el 69, la tienda de relojes fue inaugurada en 1992. En este tiempo la evolución se ha notado mucho en el mix de marcas ofertadas en nuestro país y en los precios, que hoy son mucho más competitivos debido a que se bajó el precio de los aranceles respecto a la actividad comercial que se mantiene con Suiza. Ello permite que las familias, las damas y los caballeros puedan acceder a más de uno o dos relojes. Yo recuerdo que mi abuelo y mi padre tenían un par de relojes como máximo, uno deportivo y otro para vestir. Actualmente las familias que gozan de una salud financiera importante se interesan por engrosar su lista de este tipo de artículos debido a la pasión y cultura que se ha incrementado exponencialmente dentro de nuestras fronteras.

WW: ¿Cuáles serían, de las marcas más importantes a nivel mundial, las que se repiten en el top 10 del mercado mexicano, y cuáles de ellas ya forman parte de Peyrelongue Chronos?

L.P: Hablamos prácticamente de las mismas, el fenómeno mundial se respeta en muchos de los mercados. Si bien hay marcas que tienen un gran desempeño en ciertas regiones, las firmas más potentes siguen haciendo diferencia. En Peyrelongue Chronos firmas como: Rolex, Patek Philippe, Audemars Piguet, Cartier, Hublot, IWC, Panerai, Breguet son muy importantes. Un fenómeno que puede o no replicarse según la visión de cada punto de distribución y su enfoque en una clientela en particular.

Cosmograph Daytona oro amarillo, bisel Cerachrom y brazalete Oysterflex. El reloj que Luis Peyrelongue portaba al momento de la entrevista.

WW: ¿Cuál es el siguiente paso en cuanto a mix de marcas para ofrecer en Artz Pedregal?

L.P: Tenemos menos marcas disponibles en Pedregal debido al espacio, mientras Masaryk tiene tres plantas y más de 35 marcas de relojería. En Pedregal tenemos un enfoque diferente. Sin embargo tomamos Roger Dubuis y Vacheron Constantin, firmas que no teníamos en la tienda de Polanco.

WW: ¿Cómo fue la negociación con Roger Dubuis?

L.P: Trabajamos Jorge Puentes y un servidor en esta idea durante varios meses. La verdad es que no teníamos el espacio para darle a una marca tan importante como ésta en Masaryk. Ahora en Artz fue de lo primero que contemplamos, llegamos a una negociación y listo.

WW: ¿Y Vacheron Constantin?

L.P: Es una marca con gran tradición, legitimidad y peso específico. Había que pensar en ella, sin lugar a dudas.

WW: ¿Hay posibilidad de tener Patek Philippe en Artz Pedregal?

L.P: Hoy y mañana, no. Pero en el futuro veremos cómo podemos trabajar en ello.

WW: Masaryk y Artz Pedregal, ¿cómo hacer para que el mismo cliente no divida su necesidad de compra?

L.P: La división es por zonas, además de que cada asesor conoce su clientela y la clientela conoce a su asesor. Muchas ocasiones este tipo de negocio se realiza con quien ya se tiene confianza.

WW: ¿Cómo se trabaja con las marcas ahora que iniciaron a montar puntos de venta propios?

L.P: Lo hacemos muy de la mano con la marca, en Artz Pedregal desarrollamos un concepto muy especial en donde Rolex contará con su propia entrada, Hublot hará lo propio. No obstante se conectan en el interior con el resto de la exhibición. Esto nos da la oportunidad de exhibir la marca según los requerimientos internacionales, pero atender de manera particular a una clientela que ya conocemos, nos conoce y nos tiene confianza. Para lograr esto hay distintos escenarios, en donde la boutique y el distribuidor son socios, pero en el caso nuestro no fue así, son nuestros los espacios.

WW: ¿Cómo pinta 2018 para Peyrelongue Chronos?

L.P: Arrancó muy bien, los primeros meses han sido muy positivos. Es un año en el que todos los mexicanos estamos un tanto nerviosos por el proceso electoral. Sin embargo somos positivos y esperamos que las condiciones sean buenas para continuar creciendo.

WW: El distribuidor juega un papel fundamental en cuanto a las decisiones de las marcas, pues conoce a la perfección las necesidades de sus clientes, ¿qué pide usted a las Manufacturas?

L.P: A menudo más producto, pues en muchas de ellas el gusto es tan abrumador que la demanda supera la oferta.

WW: Hasta dónde ha llegado a incidir un distribuidor en la creación de piezas de relojería enfocadas para la región.

L.P: Este caso se repite mucho con las ediciones especiales. Lo hemos tenido en Corum, también ahora con Audemars Piguet y su Calendario Perpetuo. Montblanc y Peyrelongue Chronos diseñamos una pieza exclusiva, y así muchas otras que han funcionado.

WW: ¿Qué pide más el cliente mexicano en especificaciones?

L.P: En 30 años el cambio sí ha sido amplio. Hace tres décadas los hombres utilizábamos relojes relativamente pequeños, muy pequeños si los comparamos con la actualidad. Sin embargo el tamaño creció poco más de lo debido hasta los 48 milímetros. Ahora nos enfocamos entre los 41 y 44 mm para el hombre. En cuestión de materiales lo que más se busca es el acero y tenemos relojes mayormente deportivos. Las carátulas azules funcionaron a la perfección y digamos que hoy día es, o debería, ser un must en cada colección. Los cronógrafos y tres manecillas es lo que la gente busca con mayor intensidad, mientras que en complicaciones los tourbillones son muy populares y las repeticiones de minutos en México funcionan muy bien. Esto sin dejar de lado los calendarios perpetuos o los horas mundiales.

WW: ¿Cómo ha construido su clientela?

L.P: Lo que siempre platico con los asesores es la necesidad de transmitir y brindar un buen servicio. Otra de las cosas es la seriedad, la cual incrementa la confianza con el punto de venta y trabajamos específicamente en el desarrollo de las colecciones en cada una de las marcas. En cuestión de postventa, contamos con un relojero permanente, en Artz no será la excepción. Además de contar con talleres específicos para cosas más complejas y, por encima de todo, la cooperación con las manufacturas para brindar la atención –de ser necesaria– directamente con la firma.

WW: ¿Cómo percibe el momento de la industria justo luego de tres años de desaceleración y cómo impacta esto a Peyrelongue Chronos?

L.P: Para nosotros los distribuidores esto ha sido positivo, pues al bajar el volumen y velocidad con el que Asia estaba tomando la atención de las marcas nos es favorable. Tenemos más referencias y somos un jugador más importante a fin de contrarrestar a sus principales mercados. En México la demanda siempre ha sido buena, constante, efecto que nos ha ayudado a crecer.

WW: Dejamos atrás las ferias de relojería más importantes del calendario, ¿cuáles fueron las piezas más interesantes para Peyrelongue Chronos?

L.P: Del SIHH me gustaron mucho las colecciones de Panerai, Audemars Piguet e IWC con su 150 aniversario. En Baselworld el fenómeno del Rolex GMT-Master II, la nueva colección Marine de Breguet y en general muy buenas referencias en ambas ferias.

WW: ¿Qué nos dice del eCommerce?

L.P: Por ahora renovamos nuestro sitio de internet, estamos trabajando fuerte en redes sociales y en cuestión de relaciones públicas. Sí, en algún momento nos enfocaremos en este apartado pero hoy creo que México no es el mercado en donde el eCommerce vaya a ser tan representativo como el trato directo con el cliente, hay que estar atentos, sin embargo.

WW: ¿Hay un reto y amenaza respecto al nuevo papel que juegan los centros comerciales? ¿Cuál es el reto para Peyrelongue Chronos?

L.P: Sí, pero estoy convencido que el trabajo personalizado y profundo de los asesores bien capacitados hace al diferencia. Sobretodo en el segmento en el que somos fuertes.

WW: ¿Son otro challenge los llamados millennials?

L.P: Sí, pero cuando una estrategia es sólida ellos mismos se asoman a las vitrinas en la medida en la que su madurez y conocimiento del lujo y los bienes que atesoraban sus abuelos y papás, les brinda una mejor perspectiva y cultura relojera.

WW: ¿Qué opina Luis Peyrelongue de los relojes inteligentes?

L.P: Creo que es un gadget muy divertido, pero no deja de ser un gadget. La diferencia entre un buen reloj y un aparato conectado es la obsolescencia. El celular con el que grabas la entrevista seguramente no lo tendrás en los próximos dos años, y no lo heredarás más allá de un periodo de seis meses. Con un reloj sucede lo contrario, puedes heredarlo a las siguientes generaciones y su valor personal-sentimental crece con el tiempo.

WW: Sin embargo tiene la oferta en su inventario…

L.P: Sí, por supuesto. Con muchos de ellos nos va muy bien, por ejemplo con el Big Bang Referee del Mundial, ¡todos están vendidos! Otro caso de éxito es TAG Heuer, con el que podemos cambiar el módulo para modificar por uno mecánico. No obstante no veo a un hombre regalar a su hijo graduado de universidad un reloj de estos.

WW: ¿Cuál ha sido la clave del crecimiento del lujo en México?

L.P: Con la apertura del mercado se comenzó a desarrollar ese crecimiento. No es que en el país estuviéramos aislados de, pero sí era más complicado cerrar un trato en el interior debido a que los precios competitivos se encontraban fuera de nuestras fronteras.

WW: Existen analistas del lujo que mencionan que la única forma para que el negocio crezca a nivel exponencial es eliminar al distribuidor, poner sus propios espacios y eliminar ese margen del mediador, ¿por qué esto no va a funcionar?

L.P: No sé si va a funcionar o no, lo cierto es que al menos en México me ha tocado mirar a algunas marcas que han abierto sus propias boutiques y las han tenido que cerrar. Cada país es un mundo diferente, tiene una forma de pensar diferente y una forma de trabajar diferente. No es lo mismo aperturar una boutique en un lugar sostenido por el turismo, que hacerlo en un sitio en donde la gente es muy local y privilegia las relaciones personales.

WW: ¿Cuáles son los tres momentos más importantes en la historia de Peyrelongue Chronos?

L.P: El primero cuando inauguramos la joyería en 1969; el segundo fue la apertura de Masaryk, sitio que nos llevó a otra dimensión en el negocio. Espero decirte, en algunos años, que el haber abierto esta tienda…

WW: Finalmente, se acerca el Día del Padre y, para Luis Peyrelongue ¿cuál es el momento que describe como clave para continuar el trabajo de su papá?

L.P: Recuerdo mucho ayudarlo en las navidades y acompañarlo a las ferias, si bien mi papá no tenía muchas marcas de relojes, sólo 2, con la apertura del mercado nos interesamos en la importación de estas piezas. En ese momento nos atrapó el gusto por la relojería y nos pusimos a trabajar.

Artz Pedregal

Desarrollado por el Grupo Sordo Madaleno como un complejo de usos mixtos para comercios y oficinas en un terreno de 50 mil metros cuadrados ubicado en Periférico Sur, en el Pedregal de San Ángel, en la Ciudad de México. Artz Pedregal fue inaugurado el 8 de marzo de 2018.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: