Endurecer los parámetros del Swiss Made nos favorece: Oliver Ebstein, CEO de Chronoswiss

La Casa que fundara Gerd-Rüdiger Lang en 1983 está más fuerte que nunca, y busca entregar un mensaje congruente con su clientela a partir de una visión fundamental, mantenerse enfocados en su especialidad: la calidad y el reloj regulador.

Asimismo, Ebstein está seguro de su producto y el nivel de Swissness que se entrega en sus relojes, por lo que las recientes modificaciones a esta reglamentación para portar el afamado Swiss Made no le espantan, por el contrario, favorecen a su nivel de calidad y buena oferta en precio.

El regulador

Como proposición única de ventas, el reloj regulador ha definido a Chronoswiss por más de tres décadas. Y si bien hubo intentos por amplificar su audiencia a un público femenino o más sport, a Chronoswiss se le conoce por sus reguladores y en esta dirección habrán de trabajar.

“Para Baselworld 2018 contaremos con la celebración del 35 Aniversario del reloj regulador en Chronoswiss. Por lo que miraremos novedades en este respecto y no solamente estéticas, también mecánicas”. Oliver Ebstein, CEO de la marca.

Oliver es un hombre de ideas claras y visión a largo plazo, y se sincera con Watches World en entrevista, explicándonos cuáles han sido los mayores retos que ha vivido en Chronoswiss.

“Evidentemente no es una época brillante, en términos de mercado, para la relojería suiza. Sin embargo la misión principal de mi cargo ha sido entender y mejorar la cadena de suministro. Confío en la marca, lo hice en su momento porque creo en los planes a largo plazo y cuando se tiene un producto tan bueno, poco debes hacer para modificarlo”. 

Watches World: ¿Qué momento vive Chronoswiss?

El producto rejuvenece a la par de una clientela mucho más joven y dinámica. Pide otras cosas, demanda otros colores, diseños y ejecuciones, pero es amante de la mecánica que entrega la marca. Si bien permanece el clásico estilo de caja y corona sobredimensionada tipo cebolla, el espíritu de Chronoswiss se rinde a la incorporación de nuevos materiales y procesos.

A partir del control de Oliver Ebstein, no es que el producto haya mejorado en calidad, pues ésta ha permanecido como su eje fundamental, sino que se refresca y apuntala para vivir una siguiente generación comandada por Oliver y su esposa, Eva.

Asimismo, tocamos el tema de interés inmediato para usted, que desea conocer el rumbo de la firma en cuanto a producto a partir de la visión de Mr. Ebstein.

“La compañía está evolucionando, ya que desde el momento en el que asumimos la dirección contábamos con más de 140 referencias, pero determinamos enfocarnos en lo que la gente verdaderamente aprecia de Chronoswiss, es decir, el regulador”. O.E.

WW: Notamos diferentes propuestas de color y un juego volumétrico en la carátula, por lo que le interrogamos al respecto.

O.E: Aun cuando el regulador es un desarrollo clásico y elegante, no por ello debe ser aburrido. Queremos recuperar la esencia de esta configuración de carátula para que las nuevas generaciones se apoderen de ella, por ende, lanzamos variaciones de correa, nuevas tonalidades para las agujas y para las carátulas.

WW: ¿Anualmente cuántos relojes produce Chronoswiss?

O.E: Somos una compañía relativamente pequeña, conformada por 30 personas dedicadas a una producción de 2,000 relojes anuales. Ello me permite estar pendiente de todas las áreas. Por ejemplo, en diseño nuestro departamento propone diferentes ideas posteriores a un brief general determinado luego de una junta con el equipo, y cuando se tiene aterrizado el concepto tomo la decisión más viable para el mercado y, por supuesto, apegada a los valores de la marca. Lo mismo sucede en términos de apertura de mercados, expansión del negocio y labores de manufactura.

WW: ¿Chronoswiss continúa siendo fuerte en la región conocida como DAG? ¿Qué mercados desea conquistar y qué planes tiene para México?

O.E: Estamos diversificando un poco el comercio; no obstante Alemania, Suiza y Austria, al igual que Asia, están creciendo. América, a su vez, arranca con fuerza a partir de los últimos años, pero Europa sigue siendo muy fuerte. En términos de su región, las Américas, México es uno de nuestros países principales, y la razón obedece a un partnership con Grupo Mondi superior a las 2 décadas. Nos gusta trabajar con empresas serias, de familia, que se concentran en trabajar con visión y que confían en las personas.

WW: ¿Han funcionado las sinergias con otro tipo de marcas?

O.E: Sí, nos han dado mucha visibilidad y el número de piezas producidas fueron muy bien aceptadas por nuestros socios comerciales y por el cliente final. Tanto la colaboración con Alfa Romeo, como la que hicimos con Playboy han sido estratégicas, y continuaremos hacia el futuro.

WW: ¿Piensa alguna Edición Especial para México? ¿Cuántos relojes son necesarios para considerar desarrollar una Edición?

O.E: Estamos abiertos a las ideas, pero tenemos que encontrar el mejor acercamiento para hacerlas funcionar y aterrizar. Pensamos que 30 relojes son un número ideal para este tipo de trabajos.

WW: ¿Cómo ve la relojería hacia el cierre de la década?

O.E: Son momentos complicados, pero debemos atraer al consumidor joven, enamorarlo con lo que a nosotros tanto nos apasiona, pues legar este tipo de aficiones no es sencillo. El cliente debe entender el nivel de cultura que hay detrás del coleccionismo relojero y ese es trabajo nuestro; desde la creación del diseño, los colores, el concepto y la manera en la que lo podemos ofrecer al mercado.

WW: ¿Qué opina del comercio en línea?

O.E: Nosotros lo hemos practicado, de manera central desde hace un año contamos con acercamientos al sitio oficial. A partir de ahí determinamos la región en donde se encuentran y dirigimos al cliente con nuestro distribuidor local. Sin embargo, al responder directamente desde la manufactura podemos explicar algunas dudas que surjan en la mente de la persona interesada.

Oliver declaró un sin fin de datos importantes de cara a su visión a futuro, no obstante le dejaremos leer nuestra edición impresa de Primavera, ya que pase Basilea, a fin de que descubra mucho más de lo que la visita de Mr. Ebstein trajo para el mercado mexicano.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: