Madurez del mercado mexicano

WW-PRIMAVERA 2012. Sin duda hemos visto crecer al mercado mexicano, a la cultura relojera y el interés por el gran “boom” relojero que se ha desatado a nivel mundial a partir de la importancia que la relojería mecánica ha cobrado en los últimos tiempos. El profesionalismo de las Manufacturas, así como los nuevos diseños y enfoque en la producción de alta relojería, han llevado a países como el nuestro -donde ya había un pronunciado aprecio por esta industria- a tener un mercado maduro al que se le solicitan piezas excepcionales aun antes de presentarlas oficialmente, donde los coleccionistas cada día son más numerosos y más expertos en su colección, y los clientes de primera vez van en aumento.

Es un hecho indiscutible que México es un mercado en madurez listo para escalar el peldaño hacia un mercado de segundos dueños de alta relojería. Esto puede derivar en el auge de ventas de nuevos modelos, ya que  habrá un sector de clientes en posibilidad de dejar piezas de primer dueño y adquirir los modelos recientes porque no les interesa ser coleccionistas, sino comprar las nuevas piezas a un precio que incluye lo que anteriormente habían invertido. Además, se crea un valor formal de la pieza del primer dueño, toda vez que sabe que en cualquier momento puede ofrecerla para un segundo dueño. Asimismo, para quien no ha podido acceder a una pieza nueva, representa la oportunidad de vivir la experiencia que no tuvo como primer dueño, y así satisfacer su interés por los modelos nuevos de esa marca.

Este mercado genera y mantiene el valor cuando es formal, lo que está a punto de suceder en México, ya que se dispone de todos los elementos para que se haga de manera ordenada, segura y aumentando valor a la industria.

Obviamente, condición indispensable serán los documentos de las piezas y sus cajas, lo que afianzará una formalidad que conviene a todos los involucrados. La certificación de piezas de primeros dueños es un requisito importante que beneficiará a los coleccionistas, pues podrán intercambiar piezas que muevan su colección hacia la marca o complicación que buscan.

Cuando se visitan países como Estados Unidos, en la vitrina de las relojerías es habitual observar relojes certificados, ya que son generadores de clientes para los relojes nuevos, al igual que de clientes leales a las relojerías, clientes segundos dueños y medidor de lo que un reloj puede llegar a costar con el tiempo. En México es seguro que este sistema agregaría un gran valor y confianza.

¿Cuántos relojes heredados hay en México, que por no venderlos o encontrar quien los quiera, su dueño no se compra uno nuevo o simplemente no tiene interés en la relojería? Es un gran mercado y su detonación quizá no esté lejos.

 

CHCH

Acerca de 

Fundador de Watches World y varias publicaciones impresas, programas de radio y televisión.
Ha escrito durante 14 años sobre relojería, entrevistando a los ejecutivos más notables y dueños de las casas relojeras.
Fundador de medios impresos dedicados a la relojería de alto nivel. Recurrente visitante de las famosas ferias relojeras de Ginebra y Basilea en Suiza.
Viajero incansable, periodista de vocación y amante de los autos, motocicletas y relojes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: