BALL Watch, maestro en desafíos técnicos

Screen shot 2013-09-29 at 1.28.22 PM

El movimiento BALL TMT incorpora  el primer termómetro mecánico del mundo que indica temperaturas que van de los -35°C a los 45° C. Esta importante innovación relojera fue incorporada a uno de los más exitosos modelos de la marca: el BMW TMT.

BALL BMW TMT.

Sin embargo, no es la primera vez que BALL incorpora un termómetro mecánico a uno de sus relojes. El primer módulo de termómetro mecánico (TMT) del mundo fue desarrollado y patentado por BALL, y es capaz de medir la temperatura exterior entre -40°C y 50°C con una precisión del 97 por ciento. La indicación del termómetro aparece en una ventana en forma de media luna situada a las 6 en la carátula.

Para los investigadores de BALL Watch Company, el reto técnico más difícil al que se enfrentaron al trabajar en el proyecto del reloj con termómetro mecánico fue el de limitar la altura total del módulo del movimiento a un máximo de 5.1 mm. Esta restricción de diseño les obligó a ajustar el muelle bimetálico a la altura del fresado de la placa principal y del puente.

BALL ha inventado un sistema único de regulación fina que no bloquea la lámina bimetálica y ha presentado una solicitud de patente del tornillo de regulación fina.

El sistema patentado de regulación con tornillo es crucial para lograr una alta precisión en la medición de la temperatura. Este estabiliza la posición de la bobina bimetálica, pero le permite ajustarse según los cambios de temperatura.

Junto a estas modificaciones, BALL también tenía que proteger el movimiento contra los golpes.

El BALL for BMW TMT puede presumir de sus inigualables prestaciones. Certificado como cronómetro, el movimiento queda protegido gracias a un revolucionario concepto patentado antigolpes: Amortiser®. Esta maravilla de la ingeniería micromecánica absorbe los impactos laterales, protegiendo así el movimiento mecánico siempre que se lleva en la muñeca.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: